Iryna Vidanava, de Bielorrusia

Algunas antiguas repúblicas soviéticas han hecho modestos avances en la liberalización de su cultura política, pero no es el caso de Bielorrusia. El Gobierno de Minsk es famoso por su estrategia de acoso e intimidación a los medios locales y su represión de la libertad de expresión, y Vidanava ha luchado con fuerza en ambos aspectos. Vidanava es fundadora y directora de 34 Multimedia Magazine, una publicación que pretende fomentar la creatividad, la dioversidad de opiniones y los valores democráticos entre los jóvenes bielorrusos (véase aquí una muestra de su trabajo). Es difícil: después de años de acoso policial, en 2005, Minsk decidió cerrar la revista. Pero Vidanava persevera. En 2007, fundó CDMAG, una revista juvenil multimedia, publicada en disco compacto, que ese mismo año obtuvo el Premio Gerd Bucerius a la libertad de prensa en el este de Europa.

Lyudmila M. Alexeyeva, de Rusia

Alexeyeva, una mujer menuda y frágil de 82 años, lleva más de 40 protestando contra la represión rusa, desde la época en la que Leónidas Brezhnev era primer ministro de la antigua Unión Soviética. La primera vez que la denunciaron a las autoridades soviéticas fue a los 19 años, por leer poesía prohibida. Hoy se la puede ver dirigiendo concentraciones de protesta en esquinas callejeras y explanadas importantes; la última ocasión fue Nochevieja, cuando la detuvieron por encabezar una manifestación no autorizada. En enero, declaró a The New York Times que era más fácil luchar contra la represión en la época soviética que ahora con Vladímir Putin: “Entonces había reglas. Eran estúpidas, pero eran reglas, y, si las conocíamos, podíamos defendernos”. En los últimos meses ha sido objeto de ataques de partidarios del Kremlin, y ello ha empujado a varios miembros del Parlamento Europeo a expresar su preocupación y concederle ...