Trece consecuencias imprevistas del ‘crash’ financiero.


El año pasado hubo más que titulares de vértigo: los bancos principales desaparecían por arte de magia, el Dow Jones caía a diario y los planes de rescate de millones y millones de dólares fracasaban en sus intentos por amortiguar la peor crisis económica desde la Gran Depresión. Ahora parece que la vida en Wall Street está en peligro de extinción. Un país entero –¿han leído eso?–, Islandia, se ha ido a pique de la noche a la mañana. Y si su último puesto de trabajo era el de “negociar valores con respaldo hipotecario”, ánimo. Pero así como las penurias económicas de la crisis financiera son previsibles, también existe un efecto goteo que no se puede predecir tan fácilmente. A continuación, 13 consecuencias sorprendentes del crash financiero global:  

1. Su Gobierno se volverá más inteligente... En medio de una recesión global, los gobiernos del mundo tendrán capacidad para reclutar a burócratas mejor preparados. Hace tan sólo unos años, la Administración estadounidense tenía grandes problemas en fichar personal para el servicio diplomático, ya que no había nadie menor de 25 años medianamente inteligente que quisiera trabajar para el país pudiendo hacer una fortuna en Wall Street. En una crisis profunda, sin embargo, la estabilidad y la seguridad del funcionariado resultan muy atractivas.

2. ... y más corrupto. Cada vez habrá más corrupción entre los políticos. Una crisis mundial reduce la demanda de bienes y servicios en el planeta. Lo que significa que la seguridad que proporciona un contrato con el Gobierno resulta bastante apetecible para un empresario que lucha por mantenerse a flote. Un informe de enero de Transparencia Internacional advirtió del probable aumento de la corrupción durante la crisis actual, puesto que las empresas tienen como ...