La gestión de residuos sólidos, una prioridad urgente.

Mucho se ha hablado últimamente de la aprobación por parte de la comunidad internacional de los Objetivos de Desarrollo Sostenible el pasado año. Estas metas que nos hemos marcado entre todos para mejorar la situación de sociedades a lo largo y ancho del mundo y del planeta en sí han generado considerable optimismo y una buena dosis de esperanza.

Sin embargo, estas imágenes dejan ver la otra cara del desarrollo y el consumo. Una cara menos amable que la que se nos presenta cuando se habla de las cadenas de valor mundiales, pero sin duda una que está siempre presente al final del proceso de producción y comercio. La gestión de los residuos es particularmente deficiente en los países menos desarrollados, pero también en aquéllos que se consideran emergentes. Un informe de McKinsey&Co demuestra la importancia de la correcta regulación de estas actividades y alerta de sus consecuencias para el desarrollo económico. Aquí está el lado oscuro del consumo.

La Isla de Basura. 100.000.000 toneladas de residuos.

Mucho se ha hablado de la existencia de una isla en el Pacífico Norte que sería del tamaño de Texas, la llamada Isla de Basura o Great Pacific Garbage Patch por su nombre en inglés, descubierta supuestamente en 1997. Esta isla se habría formado supuestamente debido a la acción de las diferentes corrientes marinas que actúan en el norte del Océano Pacífico. Los desperdicios, mayoritariamente de plástico, que llegan al océano desde Asia Oriental y Norteamérica, se arremolinarían debido a estas corrientes llegando a formar una verdadera isla de plástico apreciable a simple vista.

Sin embargo, numerosos estudios se llevaron a cabo y desmintieron esa creencia. Pese a ello, el riesgo continúa siendo real. Según National Geographic existen dos ‘islas’ que son realmente ...