¿Cuál es el impacto de las actuales amenazas geopolíticas de la UE sobre los procesos de adhesión de los países balcánicos?

Corren tiempos difíciles para la Unión Europea. De la crisis de la eurozona a los conflictos en Ucrania y Siria, pasando por la tormenta migratoria, durante los últimos años la UE ha vivido en una constante lucha contra las amenazas que se ciernen sobre sus logros más significativos. En el momento de escribir este artículo, las fronteras de Schengen se ven sometidas a la presión del creciente número de refugiados, Grecia se enfrenta a una crisis humanitaria por esta razón -cuando apenas acababa de esquivar una salida de la eurozona-, Gran Bretaña se encuentra dividida internamente sobre la cuestión de abandonar la Unión o permanecer en ella, los gobiernos de Europa central coquetean con el iliberalismo, y la política europea respecto a los países vecinos apenas puede seguir el paso a los desafíos a la seguridad que tiene en su entorno más cercano.

Estudiantes bosnios protestan por la decisión del Gobierno de no participar en el proyecto Erasmus de la UE. Elvis Barukcic/AFP/Getty Images
Estudiantes bosnios protestan por la decisión del Gobierno de no participar en el proyecto Erasmus de la UE. Elvis Barukcic/AFP/Getty Images

No se puede decir que esta sea una Unión segura de sí misma, una inspiración para futuros Estados miembro, aspirantes a adherirse y países externos. Y, sin embargo, a pesar de este frágil ecosistema, existen todavía algunas naciones en Europa que quieren pertenecer a ella; los Estados de los Balcanes occidentales no se sienten disuadidos por este clima de incertidumbre y están todos ellos llamando a la puerta de la UE. Algunos, como Montenegro y Serbia, están ya en conversaciones para su adhesión, mientras que los candidatos Albania y Macedonia aguardan ansiosos la luz verde para poder comenzar las negociaciones y, recientemente, Bosnia ha solicitado también su entrada.

Al margen de si estos países registran ...