Relaciones Internacionales acaba de entrar en escena, pero lo ha hecho con fuerza y ha llegado para quedarse.

© vege/Fotolia
© vege/Fotolia

Es sabido que en nuestro país la historia de los estudios universitarios de Relaciones Internacionales a un nivel diferente al de postgrado es breve. Hasta 2009 no se impartían en nuestras universidades licenciaturas -estas ya casi olvidadas antecesoras de los grados- en esta nuestra disciplina. Se trataba, naturalmente, de una anomalía en el contexto europeo y, en general, internacional debido en principio a la historia política contemporánea de España. Una anomalía que empezaba a ser abiertamente perjudicial para un país inmerso en una acelerada internacionalización política y económica. Esta singularidad llegó a su fin cuando el 4 de septiembre de 2009, el Grado en Relaciones Internacionales de la Universidad Pontifica Comillas ICAI-ICADE se inscribió, como primero en España, en el Registro de Universidades, Centros y Títulos (RUCT) del Ministerio de Educación. En otoño de ese mismo año, empezaron a impartirse las clases de primer curso de Relaciones Internacionales también en la Universidad Complutense y la Universidad Europea de Madrid.

El camino hasta ese momento no había sido fácil. Recuerdo la oposición, no siempre abierta pero sí rotunda, de determinados sectores de algunas facultades de Ciencias Políticas y de Derecho, cuya presión en contra de estudios de grado en Relaciones Internacionales llevaron a la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) a negar, en un primer momento, la verificación positiva de esta novedosa propuesta. Se aducía que Relaciones Internacionales no era generalista sino un área de especialización de Políticas o de Derecho y, por tanto, no tenía cabida en los grados europeos. Tuvimos que emplearnos a fondo y presentar a la Agencia los ejemplos de otros 90 grados en Relaciones Internacionales que en diversos países participantes del Espacio ...