Peruanos apoyan en las calles de Lima a Pedro Pablo Kuczynski, junio de 2016. Ernesto Benavides/AFP/Getty Images
Peruanos apoyan en las calles de Lima a Pedro Pablo Kuczynski, junio de 2016. Ernesto Benavides/AFP/Getty Images

Salvo sorpresa de última hora, todo apunta a que Pedro Pablo Kuczynski se alzará con la victoria en las elecciones presidenciales frente a Keiko Fujimori por un escaso margen de votos. El nuevo presidente peruano tendrá que hacer frente a asuntos complejos, desde la diversificación de la economía y la lucha contra el narcotráfico, hasta reducir la desigualdad y la corrupción, entre otros desafíos.

El antifujimirismo fue más fuerte. Pedro Pablo Kuczynski se alzó con la victoria en la segunda vuelta. El economista de 77 años, fundador de Peruanos por el Kambio (PPK), pudo revertir los 19 puntos que Keiko Fujimori, líder de Fuerza Popular (FP), le había aventajado en el primer turno.

Fueron los comicios más ajustados de los últimos 25 años, menos de medio punto de diferencia. Kuczynski pudo redireccionar su rumbo tras la primera vuelta y conseguir el apoyo de la candidata de la izquierda, Verónika Mendoza, logrando articular a los que no querían un Fujimori nuevamente en el poder.

Además de poder captar el voto “anti”,  Kuczynski logró mostrarse diferente en la última recta de la campaña en la que las encuestas lo daban como perdedor. Por ejemplo, si bien en el primer debate entre los candidatos Keiko se había mostrado más enérgica y sólida, en el segundo, Kuczynski se mostró más activo, reaccionando rápidamente ante algunas acusaciones. Esa nueva actitud del candidato fue apoyada por los votos.

El nuevo presidente se hará cargo de un Perú que mezcla algunos buenos números con problemas complejos, y en ese sentido se abren varios interrogantes.

 

Gobernabilidad: ¿cómo lidiará con los fujimoristas y la izquierda?

El nuevo presidente gobernará con minoría parlamentaria. Fuerza Popular adquirió 73 escaños sobre 130 en ...