La grupo iraní Moyahedin-e Jalq consigue salir de la lista de organizaciones terroristas a golpe de lobby.

 










AFP/Getty Images

 

La organización iraní de los Moyahedin-e Jalq nació en 1964 como un grupo de corte islamo-marxista. Había apoyado la revolución de 1979 para derrocar al Sha, había respaldado la toma de rehenes en la embajada estadounidense en Teherán y había adoptado como su lema principal el slogan “Death to America” (Muerte a América) y “Death to imperialism” (Muerte al imperialismo), palabras que componían en gran medida el lenguaje contestatario popular en aquella época. Tras la revolución, un choque de intereses con el ayatolá Jomeini en la repartición del poder ocasionó que el grupo entablara una alianza militar con Sadam Hussein durante la guerra entre Irán e Irak, atacando algunas ciudades del norte de Irán, volando algunas oficinas diplomáticas iraníes alrededor del mundo y atentando contra la vida de influyentes políticos de la República Islámica de la talla de Alí Jamenei, Alí Akbar Rafsanyani y Mohammed Jatamí. Por todo ello, este grupo entró en la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos el 8 de octubre de 1997, tras ser encontrada responsable del asesinato de varios ciudadanos estadounidenses y ser considerada como un peligro para la seguridad internacional.

Pero el pasado 29 de septiembre de 2012, Hillary Clinton decidió eliminar formalmente a los Moyahedin de dicha lista. La justificación se basó en la “falta de pruebas que mostraran su actividad armada tras el desmantelamiento de su campo de operaciones en Irak en 2003”, además de la “buena disposición de trasladar a cerca de 3.000 miembros de aquel lugar al Campo Libertad”, al noreste de Bagdad, como una muestra de su voluntad a ...