AMERICA_HURACANES_1
El parque eólico GE-Alstom Block Island, que se encuentra a 3 millas de Block Island, se ve desde un barco en New Shoreham, Rhode Island. (Scott Eisen/Getty Images)

El mundo está en medio de una transición energética global y los países americanos, incluido Estados Unidos, son parte fundamental de esa transición. La innovación, la competencia creciente y el respaldo político están haciendo que las energías renovables y las medidas de ahorro energético sean cada vez más importantes.

El 1 de junio fue una fecha importante por dos motivos. Uno, porque fue el aniversario del anuncio del presidente Donald Trump de que Estados Unidos se retiraría del Acuerdo de París. Y dos, porque comenzó la temporada de huracanes de 2018 en el Atlántico. Salvo EE UU, todos los países de América —junto con todos los demás países de la Tierra— respaldan el Acuerdo de París. Y, aparte de esta gran discrepancia política, hay dos cosas que unen al continente: su tremenda vulnerabilidad a los fenómenos meteorológicos extremos y los impresionantes avances de las energías renovables.

En 2017, los ciudadanos de toda América —desde California hasta Colombia y desde Puerto Rico hasta Perú— se vieron golpeados por inundaciones, incendios forestales y una temporada de huracanes sin precedentes. Solo en Estados Unidos, los daños sobrepasaron los 300.000 millones de dólares. Una cifra anual nunca vista. Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard estima que, como consecuencia del huracán María, en Puerto Rico han muerto 4.645 personas, 70 veces más que el cálculo inicial de 64 víctimas hecho por el Gobierno.

Estos fenómenos meteorológicos extremos están seguramente siendo más frecuentes e intensos debido al cambio climático, un tema que preocupa a los ciudadanos del continente americano. Un informe reciente de la Universidad de Yale llegó a la conclusión de que en ...