No es habitual que el azar haga coincidir dos citas electorales de tanta trascendencia como el referéndum sobre el Brexit en Reino Unido y las elecciones generales en España. Sin embargo, de la combinación de lo que ocurra de aquí al fin de la semana dependerá en buena medida cómo se configure nuestro futuro más cercano.

Fotolia. Autor: jpgon
Fotolia. Autor: jpgon

Incluso la opinión pública española, tan poco dada por lo general a seguir de cerca los acontecimientos internacionales, está volcada en este último tramo de la campaña británica. Y con razón. De ganar el Leave, España podría ser uno de los países más afectados, para empezar, en su economía, pero también en el cuestionamiento del proyecto europeo en una sociedad cada vez más desencantada con él.

Más allá de las implicaciones directas para nuestro país, desde este medio estamos convencidos de que el escenario de salida es malo para todos, para el Reino Unido y para el resto de la UE. Nos sumamos a todos aquellos que han apelado a los británicos a tratar de mejorar la Unión desde dentro, como parte integral que son de ella, y a alejar los fantasmas de recesión, aislamiento e incluso descomposición que el Brexit ha suscitado.

Pero también nos sumamos a todos los que demandan trabajar en firme por revisar aquellos aspectos de la UE que están logrando la desafección de un buen número de ciudadanos europeos, desde el monopolio absoluto de la austeridad como principio único en política económica hasta la ineficacia y la hipocresía como elementos rectores en la gestión de los refugiados, pasando por el exceso de burocratización o la incapacidad para poner en marcha una auténtica política exterior común, entre otros muchos.

Por ello, pase lo que pase en el Reino Unido el jueves, y en España el domingo, ...