Hace poco, Bill Gates y Warren Buffett convencieron a 40 de las personas más ricas del mundo de que donaran la mitad de sus fortunas a organizaciones benéficas. He aquí cinco millonarios a los que no van a sablear de aquí a corto plazo.

 













GERARDO MAGALLON/AFP/Getty Images

Joaquín Guzmán Loera


País: México

Fortuna aproximada: 1.000 millones de dólares (unos 776 millones de euros)

Por qué es famoso: En 2009, el hombre más buscado de México fue el segundo narcotraficante que entró en la lista de los más ricos de la revista Forbes (el colombiano Pablo Escobar fue el primero en 1989). Desde que huyó de una cárcel de máxima seguridad en un carro de lavandería en 2001, Guzmán ha supervisado el ascenso del cártel de Sinaloa, que ha obtenido más de 20.000 millones de dólares de beneficios de dudoso origen.

Se cree que Guzmán se esconde en las montañas de Sierra Madre. Pese a sus ocasionales y osadas apariciones públicas -como su boda con una reina de belleza de 18 años en 2007, a la que al parecer asistieron cientos de personas, incluidos políticos locales- y las recompensas multimillonarias ofrecidas a cambio de su captura por los Gobiernos estadounidense y mexicano, permanece en libertad. Ello se debe en parte a su famosa crueldad -el cártel de Sinaloa fue el primero que recurrió a las ahora habituales decapitaciones para enviar mensajes a las fuerzas del orden y las bandas rivales-, así como a sus amplias relaciones con la policía. Guzmán ha presumido de pagar más de 5 millones de dólares en sobornos al mes a policías y políticos. Y la estrategia le está saliendo bien: un análisis de ...