El primer ministro de India, Narendra Modi, participa en una sesión de yoga multitudinaria el Día Mundial del Yoga en Nueva Delhi (Prakash Singh/AFP/Getty Images)
El primer ministro de India, Narendra Modi, participa en una sesión de yoga multitudinaria el Día Mundial del Yoga en Nueva Delhi (Prakash Singh/AFP/Getty Images)

El poder blando de India a través del yoga. ¿Está aprovechando el país su disciplina más conocida para impulsar su papel global?

La disciplina tradicional de India, el yoga, originaria del país y que seduce a medio mundo, podría tener una nueva aplicación, además de la física y mental. Podría ser el nuevo instrumento utilizado para darle a India la influencia y visibilidad internacional que el primer ministro, Narendra Modi, quiere otorgarle. El mandatario se ha transformado en un alumno adelantado en la aplicación del soft power (poder blando) frente a la imagen agresiva de China. ¿Está aprovechando India una excelente oportunidad de situarse en la globalización?

El yoga se está abriendo paso en todo el mundo. El 21 de junio, en Nueva Deli tuvo lugar una de las mayores demostraciones con motivo del Día Mundial del Yoga (establecido como día de disciplina hindi por la ONU el pasado mes de septiembre) y unas 37.000 personas se reunieron en un acto multitudinario para celebrar tal acontecimiento, que fue conmemorado en cerca de 177 países. El éxito diplomático del primer ministro estaba asegurado desde su intervención en la sesión de la Asamblea de Naciones Unidas hace casi un año.

Narendra Modi participó en el acto de Nueva Deli con un vestido blanco y envuelto con los colores de la bandera de su país. ¿No es curioso? India, uno de los principales Estados emergentes de este nuevo milenio está llevando a cabo una extraordinaria política de seducción cultural a través de la cual logra una mayor penetración, posición estratégica y consigue ser uno de los centros de interés global. Su sorprendente industria cinematográfica, Bollywood, es un fiero ...