Cinco mujeres de la provincia de Candarave, ubicada en Tacna (Perú) viajaron a India para capacitarse y aprender a instalar paneles solares. La enseñanza obtenida ha permitido que 272 familias cuenten con luz eléctrica y mejoren su calidad de vida. Los paneles solares evitan el incremento de gases de efecto invernadero y permiten hacerle frente al cambio climático.

Gracias a los paneles solares las familias disfrutan de electricidad en sus hogares. Créditos: Alicia Condori
Gracias a los paneles solares las familias disfrutan de electricidad en sus hogares. Créditos: Alicia Condori

Reina Isabel Humiri Mamani (41), con dos hijos y dos nietos, comprendió en el 2011, que algunas veces para tomar decisiones correctas hay que romper estereotipos, vencer los miedos y apostar por el conocimiento. A pesar de que su madre, sus hermanos y algunas personas en su comunidad (Tacalaya) se oponían, ella aceptó formar parte del programa Barefoot College, viajó a India por seis meses, y aprendió que la electricidad, con ayuda de paneles solares, puede llegar por medio de la luz solar.

En diciembre del 2011, Reina junto a otras cuatro mujeres de Candarave, se embarcaron en la apuesta de Barefoot College. Esta institución lleva a mujeres de zonas rurales de distintas partes del mundo a Tilonia, una aldea ubicada en India, para que puedan intercambiar experiencias de vida y lo que es más importante, aprendan a instalar y mantener paneles solares –dispositivos que convierten la energía de la radiación solar en electricidad– y así mejoren la vida cotidiana en sus comunidades.

“Al comienzo tenía miedo, porque no sabía lo que podría suceder, mi familia estaba triste y en la comunidad pensaban que era mentira que regresaría para ayudar, cuando me fui,  dijeron que valiente eres”, sostuvo Reina a ConexiónCOP.

Antes del viaje, los pobladores de las comunidades de Candarave, a partir de las 6 de la tarde –cuando la claridad se pierde– afrontaban ...