empresalibreria
Un hombre en una librería en India. (Noah Seelam/AFP/Getty Images)

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan las pequeñas empresas para sobrevivir en el siglo XXI?

El comercio y la competencia internacional afectan con fuerza a las pequeñas empresas (de entre 10 y 49 trabajadores) aunque no se planteen dar el salto al extranjero. Sus oportunidades de supervivencia dependerán muchas veces de que entiendan los desafíos globales a los que se enfrentan.

No hay ni un minuto para el desconsuelo o la duda. Es cierto que las grandes corporaciones multinacionales cuentan con muchas palancas de poder pero eso no significa que las pequeñas tengan que sentarse a esperar mientras les comen el mercado. Es obvio, por supuesto, que el tamaño suele ser directamente proporcional a unas economías de escala que reducen los costes de producción y distribución y facilitan las ventas en el extranjero. Según un informe reciente de la Fundación para el Desarrollo Estratégico de la Pyme, cuanto más grandes son las empresas exportadoras españolas más se animan a vender en el extranjero: así, de las microempresas exportadoras sólo vende fuera el 17%, de las pequeñas el 32% y de las grandes el 54%.

Naturalmente, un imperio global puede jugar como si fuera un avezado trilero con su factura fiscal quitando beneficios allí donde los tributos sean elevados y poniéndolos donde resulten más bajos. Mientras tanto, la Comisión Europea determinó en 2015 que sólo cinco países europeos (España, Bélgica, Irlanda, Francia y Reino Unido) reducían efectivamente la carga fiscal de las pequeñas empresas para incentivarlas.

Aquí resulta útil la capacidad de presión de las grandes sobre las autoridades locales, que también se traduce en subsidios, ayudas especiales y, en casos extremos, trajes regulatorios a medida. Ofrecen creación de empleo en Madrid o Buenos Aires y ...