Una mujer sostiene un cartel donde denuncia el secuestro de más de 200 niñas por parte del grupo terrorista Boko Haram en la ciudad de Málaga, España. Jorge Guerrero/AFP/Getty Images.
Una mujer sostiene un cartel donde denuncia el secuestro de más de 200 niñas por parte del grupo terrorista Boko Haram en la ciudad de Málaga, España. Jorge Guerrero/AFP/Getty Images.

Todo aquello que pasa en el país africano, con cita electoral este mes de febrero, es relevante en Madrid. Nigeria es un actor estratégico no solo por ser la primera potencia económica del continente, sino por los riesgos que entraña la violencia de Boko Haram para la seguridad regional e internacional. He aquí un repaso a los desafíos y oportunidades en la cooperación entre ambos Estados.

En España las noticias que llegan de Nigeria son objeto de especial interés, puesto que es un país prioritario de la política exterior y un referente regional. En general se trata de informaciones, como el propio país, llenas de contrastes pues oscilan entre la pésima gestión de la crisis por el secuestro de las niñas por el grupo terrorista Boko Haram hasta la eficaz resolución del brote de ébola. No obstante, a pesar de la crisis política que atraviesa y de los conflictos étnicos y religiosos es uno de los Estados más importantes de África y un país clave en África Occidental.

El hecho que Nigeria forme parte de África Occidental no es una cuestión menor. Integrada por 15 Estados es un área geográfica caracterizada por la inestabilidad política en la que el terrorismo, la piratería y el crimen organizado transnacional encuentran terreno para su expansión. Cada país tiene su especificidad, pero la crisis en uno de ellos afecta directamente a sus vecinos. Si el conflicto en Malí influye en Níger, Burkina Faso, Chad y Nigeria, las consecuencias para la región de un agravamiento de la situación en territorio nigeriano pueden ser mucho mayores.

Desde 2013 Nigeria es la primera potencia económica de África y su ...