Son homosexuales, han venido para quedarse y hay gobiernos desde África a Asia que no saben muy bien qué hacer al respecto. Estos son cuatro países donde los movimientos en favor de los derechos de los gays se enfrentan a una dura batalla por la igualdad.

La lucha por los derechos de los gays en Norteamérica y Europa lleva ya varias décadas en marcha, desde que fuera introducida en la conciencia nacional por la crisis del sida en los 80 y 90, y más recientemente cristalizara en la batalla a propósito del matrimonio homosexual. En otras partes del mundo, no obstante, la lucha está todavía en una fase mucho más inicial. He aquí cuatro países en los que los incipientes movimientos a favor de homosexuales -y transexuales- están ahora remontando el vuelo, y encontrándose además con una desagradable reacción.

Chris Jackson/AFP/Getty Images

Uganda


La batalla: El parlamento ugandés, no contento con la legislación antigay de la era colonial existente, está estudiando la Ley contra la homosexualidad, que pretende castigar la “homosexualidad agravada” -básicamente, las relaciones sexuales si uno de los participantes es VIH positivo- con la muerte, y otras formas de sexo gay con la cadena perpetua. Aquellos que tengan conocimiento de alguna actividad homosexual y no la denuncien se enfrentan a hasta tres años de cárcel. La ley, que podría votarse este mismo mes, convertiría también en delito el trabajar a favor de los derechos de los gays, con una posible sentencia de hasta siete años.

Las perspectivas: Tras una intensa presión por parte de gobiernos extranjeros y ONG a favor de los derechos humanos, el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, se ha distanciado de la ley, en la creencia de que aprobarla podría poner en peligro la disposición de los ...