Para muchos, el deporte es casi una religión. ¿Por qué,

entonces, no hay lugar para la religión en el deporte? Algunas escuelas

en Europa, sobre todo en los Países Bajos, han prohibido el velo en

las clases de educación física. Muchas chicas musulmanas no irán

a clase, a pesar de la ira de las autoridades escolares. Pero la diseñadora

holandesa Cindy Van der Bremen ha encontrado una salida: velos especialmente

diseñados para la práctica del deporte. Van der Bremen concibió la

idea cuando se graduó en diseño en 1999 y empezó a vender

sus pañuelos deportivos en 2001, tras consultar con varias musulmanas

y un imam. En www.capsters.com, Van der Bremen ofrece pañuelos a medida

y ajustables para tenis, aerobic, patinaje y otras actividades al aire libre

por unos 25 euros, y este invierno ha lanzado una nueva línea de diario.

Ya que una de las principales razones citadas en las prohibiciones holandesas

es que el velo y los pañuelos son peligrosos para la práctica

deportiva, Van der Bremen quería que las musulmanas pudieran compaginar

sus creencias religiosas sin descuidar la preocupación por la seguridad

de las escuelas y el Gobierno. "La respuesta ha sido positiva",

dice. "Acabo de recibir un correo electrónico de una mujer de

Nueva York a la que le gustan mis diseños porque le permiten integrarse

y mantener sus valores y normas".

Aunque sus diseños sólo pueden adquirirse en Internet por el

momento, Cindy Van der Bremen espera venderlos pronto en grandes superficies

comerciales. Si estos accesorios se ponen de moda, podrían hacer más

por la integración musulmana en las escuelas occidentales que años

de programas gubernamentales de concienciación cultural.

Para muchos, el deporte es casi una religión. ¿Por qué,

entonces, no hay lugar para la religión en el deporte? Algunas escuelas

en Europa, sobre ...