O lo hace bien o se convertirá en otra Europa, donde los subsidios estatales fueron un problema para esta energía.

 









energia renovable



MARWAN NAAMANI/AFP/Getty Images

La planta solar térmica más grande del mundo en Abu Dabi.


 

La muestra más reciente del apoyo a fuentes de energía alternativa de los países de Oriente Medio es la inauguración en Abu Dabi de la planta solar térmica más grande del mundo, con gran algarabía y con las felicitaciones de muchos líderes globales y de la industria de energía renovables.

Gran parte de estos planes de expansión –que se espera propulsen la industria renovable mundial- son irreales. El reto, finalmente, será equilibrar los beneficios con los riesgos, económicos y políticos, que son específicos a cada país y región. O para exponerlo de forma sencilla: ¿cuánta energía renovable puede desarrollarse sin imponer una gran carga económica sobre el gasto público, antes de que recortar subsidios a los consumidores sea obligatorio? La pregunta pone a temblar a los gobiernos de la zona.

Pero todavía los planes son muy recientes y responden más a una retórica política. Además, falta crear casi todo el marco regulatorio y las reformas legislativas que acarrearía, así como el desarrollo de planes de infraestructura, redes inteligentes y otras obras y reformas que, indispensablemente, deben acompañar a las energías renovables. Los analistas de renovables y expertos y la Agencia Internacional de la Energía coinciden en que son poco optimistas con que se cumplan las metas en el marco de tiempo establecido.

Aunque no deja de ser un mercado prometedor. Más allá de las metas nominales, lo importante es que los países de Oriente Medio aprendan de los excesos que se han dado en Europa –sobre todo en la soleada España- para evitar el tipo de déficits crecientes que anualmente se comparan con el rescate a Chipre. De otra manera, pueden terminar empeorando su precariedad de fuentes de generación eléctrica y la lucha contra el cambio climático.

¿Promesa?

Arabia Saudí quiere instalar 54 gigavatios (GW) de capacidad renovable para 2032: 41 GW de ellos en solar (16 GW en fotovoltaica y 25 GW en solar térmica). Está buscando unos 100.000 millones de dólares (78 millones de euros aproximadamente) para lanzar este programa, el más ambicioso de la región y el que cuenta con las mejores posibilidades de avanzar con fuerza, porque el país es el más expuesto a las faltas de alternativas de generación eléctrica. Pero su meta para 2020 es instalar casi la mitad, lo cual parece inalcanzable.

Abu Dabi quiere cubrir el 7% de su electricidad con energías renovables para 2020, aunque no está claro qué tecnología utilizará. En marzo inauguró la planta solar térmica más grande del mundo con 100 megavatios de capacidad, Sham 1. Su meta es mejorar la seguridad energética para generar su propia electricidad, ya que por ahora importa casi todo ...