La violencia urbana en el país debe ser la prioridad del Gobierno pakistaní para restablecer el orden y debilitar a los yihadistas.

 

 


pakistan

HASHAM AHMED/AFP/Getty Images
Atentado con coche bomba en Peshawar.




 

La violencia endémica en los centros urbanos de Pakistán pone de relieve los retos que afrontan el Gobierno federal y los provinciales a la hora de restablecer el orden y consolidar el mandato del Estado. El ejemplo más destacado es Karachi, que en 2013 experimentó su año más mortal, con 2.700 bajas, sobre todo de atentados selectivos, y la fuga de alrededor del 40% de las empresas fuera de la ciudad para eludir a unas redes de chantaje cada vez más poderosas. Pero todas las capitales de provincias y la capital de la nación sufren problemas y amenazas similares. Es necesario hacer una revisión general de la estrategia contra el crimen y el terrorismo, que hasta ahora ha recaído excesivamente al Ejército. Islamabad y las cuatro administraciones provinciales tienen que desarrollar un marco político coherente, basado en el buen gobierno y el refuerzo de las fuerzas civiles del orden, para poder hacer frente a la criminalidad y la amenaza de la yihad. Hasta entonces, las bandas criminales y las redes yihadistas seguirán causando el caos en las grandes ciudades del país y poniendo en peligro su estabilidad y su frágil transición democrática.

Varios de los peores atentados contra las minorías religiosas y sectarias en 2013 se cometieron en Quetta y en Peshawar: el atentado suicida con coche bomba en enero que mató a más de 100 personas, sobre todo chiíes, en Quetta; el ataque en febrero que acabó con la vida de más de 80, también fundamentalmente chiíes, en el distrito ...