La política agraria común (PAC) de la Unión Europea tiene

la culpa de muchas cosas. Sus críticos dicen que impide a los agricultores

de los países en desarrollo competir en los mercados europeos. También

aseguran que engulle los fondos estatales que podrían destinarse a programas

sociales, como educación y sanidad. Y que estrangula la competitividad

europea al redistribuir el presupuesto entre sectores poco productivos de la

economía. Ahora, sus enemigos pueden agregar tres razones más

para oponerse a la PAC: lobos, osos y jabalíes.

Menú gratis: un lobo europeo observa un rebaño de ovejas.

Menú gratis: un lobo europeo

observa un rebaño

de ovejas.

En 1992, Europa reformó su política agrícola para animar

a los los granjeros a no cultivar grandes extensiones de tierra (hoy, la PAC

). En el mismo año, Bruselas lanzó una directiva sobre el hábitat

que restringía la caza de una amplia variedad de especies. Esta combinación

de más espacio y caza limitada ha desatado un boom de la población

de los más fieros depredadores del Viejo Continente. "Puede decirse

que [el regreso de los lobos y los osos] es por culpa de la política

de la UE", dice Andreas Baumueller, un representante de Adena-WWF en

la sede de Bruselas. "La directiva comunitaria sobre el hábitat,

que incluye especies como el oso pardo y el lobo, ha dado la posibilidad a

estos animales de volver a esos lugares".

Es más, han vuelto en manadas. Los lobos regresaron a Francia en 1991,

después de una ausencia de 100 años, y ahora matan a unas 2.500

ovejas al año. Quince jabalíes escaparon de su cautividad en

Gran Bretaña en la década de los 80 y ahora hay más de

mil ejemplares sólo en el sureste. La ciudad de Londres sabe que, "sin

intervención humana, los jabalíes podrían convertirse

en un miembro permanente de nuestra fauna" por primera vez ...