Herederas_Bachelet
La ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en Santiago. Martin Bernetti/AFP/Getty Images

¿Qué futuro hay para la igualdad de género en la región?

La llegada de la democracia a América Latina ha permitido que el traspaso de mando entre presidentes que acceden al poder por la vía de las urnas se haya convertido en una rutina. Sin embargo, el de Michelle Bachelet y Sebastián Piñera en Chile se sale un poco de lo que ya, felizmente, se ha convertido en norma. A la luz de lo que anticipa el próximo ciclo electoral, Bachelet será la última en conducir un país latinoamericano con lo que finalizaría un tiempo en la región: el de las mujeres presidentas. Serán 14 los Estados que, en un plazo de tan solo dos años, llevarán a cabo sus comicios presidenciales. Las primeras señales son de inclinación del péndulo ideológico hacia la derecha pero también de una situación que parecerá extraña, ya que por primera vez en muchos años, y a partir de abril de 2018, no habrá mujeres a la cabeza del ejecutivo.

Dado que apenas son 16 (de 193) los países en el mundo que tienen una mujer como jefas de Estado o gobierno (incluyendo cargos principalmente ceremoniales), América Latina venía resultando una excepción. En los últimos 40 años había tenido 10 presidentas, coincidiendo cuatro de ellas tan solo en la última década: la mencionada Michelle Bachelet, la brasileña Dilma Rousseff, la argentina Cristina Fernández de Kichner y Laura Chinchilla en Costa Rica. Las tres primeras, procedentes de partidos de izquierda comprometidos con una sociedad más igualitaria, aunque con estilos y estrategias diferentes, terminaron gobernando sobre una porción significativa de la población y la economía de Suramérica. Alcanzaron incluso un segundo mandato, aunque el de Rousseff resultó inconcluso debido a un juicio político.

De todas ...