¿Es el atentado del 18 de julio un punto de inflexión hacia la caída del régimen de Bashar al Assad? Esta es la pregunta que nos hacemos todos.

 

siria

Patrick Baz/GettyImages
El ex presidente de siria Hafez al Assad, sus hijos el actual presidente de siria Bashar y Maher al Assad, el general Assef Shawkat y el empresario Rami Makhluf

De los cuatro altos cargos asesinados en el atentado del pasado miércoles,  Assef  Shawkat cuñado de Bashar al Assad y entonces viceministro de Defensa, supone el mayor golpe para un régimen que cada vez ve más reducido su núcleo duro a familiares y hombres de confianza. La logística del atentado ha dejado a todos boquiabiertos y sobre todo ha puesto al descubierto las complejas dinámicas de la oposición.

En un régimen basado en el nepotismo y cuyo férreo control del país se ha ejecutado a través de las 14 ramas de los servicios secretos y una reducida jerarquía económica y militar, la eliminación de altos cargos corre el riesgo de transformar el organigrama del Gobierno de Al Asad más que su modo de proceder. Todos son reemplazables como puso de manifiesto la política de purga del partido Baaz realizada tras la muerte de Hafez al Asad en el año 2000, o los asesinatos selectivos y destituciones tras el magnicidio del ex primer ministro libanés Rafiq Hariri en febrero de 2005. El predecesor del asesinado ministro de Defensa fue sustituido por falta de lealtad a la hora de aplicar mano dura en la represión de las manifestaciones. La elección de un general cristiano para su reemplazo respondió principalmente a cuestiones de imagen. La entrada oficial un año atrás de un actor armado, el Ejército Libre Sirio (ELS), en la hasta entonces revolución pacífica ciudadana, alimentó las dinámicas de una guerra civil -sectaria- entre musulmanes alauíes (12% y a la que pertenece la familia Assad) y suníes (72% de la población) y cristianos (12%). La nominación estratégica el pasado agosto de un leal general cristiano como ministro de Defensa a cargo de la eliminación del ELS y de las protestas, pretendía desmentir el escenario de una guerra civil con un régimen cien por cien alauí.

El mayor impacto de este atentado radica en la simbología del acto más que en sus consecuencias inmediatas. Más allá de las pérdidas infligidas entre los leales a al Asad, este atentado cobra simbolismo al haber sido perpetrado en un lugar de máxima seguridad con los más altos representantes de los servicios secretos y del régimen en plena capital del país. El Gobierno sirio se ha nutrido de una imagen de seguridad y solidez mediante la constante represión de todo opositor, institucionalizando la percepción de un servicio secreto omnipresente en la vida social y política siria. La sensación de estar constantemente bajo la escucha de los oídos del régimen y bajo el miedo de la tortura han propiciado la parálisis de la oposición política interna durante décadas. Este atentado implica un golpe directo al corazón del Ejecutivo ...