Bandera paquistaní a media asta en la embajada de este país en Nueva Delhi, un día después del ataque contra una escuela en la ciudad de Peshawar, diciembre de 2014. Sajjad Hussain/AFP/Getty Images)
Bandera paquistaní a media asta en la embajada de este país en Nueva Delhi, un día después del ataque contra una escuela en la ciudad de Peshawar, diciembre de 2014. Sajjad Hussain/AFP/Getty Images)


Las claves para entender las causas y las posibles consecuencias del reciente ataque del grupo terrorista Tehrik-e-Taliban Pakistan en la ciudad de Peshawar.


A media mañana del martes 16 de diciembre, un grupo de entre siete y diez hombres armados vestidos con uniformes del Frontier Corps, una fuerza paramilitar estatal paquistaní, entraron en una escuela regentada por el Ejército en Peshawar, al noroeste del país. Durante las siguientes siete horas, los militantes, miembros del Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), se dedicaron a disparar contra todo el que se les puso por delante, hasta que las fuerzas de seguridad lograron acabar con ellos. El resultado: 141 muertos, 132 de ellos niños e innumerables heridos.


La justificación para semejante barbarie aportada por el portavoz de la facción del TTP que reivindica el ataque es que se trata de una respuesta a la ofensiva militar que el Ejército lleva a cabo en la región de Waziristán del Norte contra los talibanes desde junio.


El Tehrik-e-Taliban Pakistan era la fuerza militante más poderosa en las áreas tribales, región fronteriza con Afganistán, hasta la muerte de su líder Hakeemullah Mehsud a manos de un ataque drone estadounidense en noviembre de 2013. Desde entonces, continuas disputas internas por la falta de reconocimiento del nuevo líder, Maulana Fazlullah, llevaron a la salida del grupo de muchos comandantes que, o decidieron dejar las armas, o bien llegaron a acuerdos con el Ejército paquistaní para dedicarse a seguir la lucha en Afganistán.


En junio, una esperada ofensiva del Ejército, que aún continúa, contra los reductos talibanes en Waziristán del Norte, privó al ...