Túnel que conecta la Franja de Gaza e Israel construido por miembros de Hamás. (Ilia Yefimovich/Getty Images)
Túnel que conecta la Franja de Gaza e Israel construido por miembros de Hamás. (Ilia Yefimovich/Getty Images)

Los túneles han sido y son un factor primordial en el conflicto entre Israel y Gaza. Tras el cese de las hostilidades su futuro es indefinido.   

En medio de la guerra mediática que se presentó en los medios oficiales y alternativos, la cuestión de los túneles fue la principal justificación de Israel para seguir atacando la provincia de Gaza, aunque no la única.

De acuerdo con la narrativa israelí, “los túneles representaron una gran amenaza a su seguridad nacional por lo que era imprescindible terminar con toda la red subterránea que abastecía de armas y cohetes al brazo armado de Hamás”. Dicha justificación llevó a Tel Aviv a bombardear desde aire, mar y tierra la Franja y dejar, tras 50 días de combate, cerca de 400 mil palestinos desplazados, 8.000 heridos y 2.000 víctimas (1.600 son civiles) de acuerdo con datos recopilados por el Centro Palestino de Derechos Humanos.

Pero, ¿Por qué Israel ha bombardeado zonas civiles? Una respuesta requiere hacer una diferenciación entre los túneles fronterizos y los túneles internos de Gaza. Los primero tenían salidas tanto a Israel como a Egipto y eran usados para el tránsito de armas y municiones, que surgieron tras la ocupación de Israel en 1967 y hasta el estallido de la primera Intifada mediante una alianza entre clanes, empresas y combatientes de ambos lados. A raíz de la construcción del muro militarizado, la destrucción del puerto y el aeropuerto de Gaza y la imposición del bloqueo económico israelí, la demanda social impulsó el número de puntos de venta de otras mercancías necesarias para la vida cotidiana y comenzó la construcción y ampliación de los segundos, una red de túneles al interior de la provincia ...