La Unión debe comprometerse con la ciudadanía ucraniana de una vez por todas.

 













AFP/Getty Images

Manifestantes con una pancarta que dice "Ucrania es Europa", diciembre 2013

 

Los acontecimientos de los últimos tiempos en Ucrania dejan muy claro que los ucranianos desean vivir en un Estado europeo moderno y disfrutar del mismo nivel de vida que sus vecinos. Muchos han olvidado ya que la gente que salió a la calle en noviembre de 2013 lo hizo para protestar contra la decisión de las autoridades de rechazar el Acuerdo de Asociación con la UE. Siguieron tres meses de manifestaciones, la mayor parte del tiempo en medio de un frío helador y a pesar de la fuerza brutal que emplearon los servicios de seguridad y grupos criminales pagados por el Gobierno. No existe ningún otro país en Europa en el que los ciudadanos se hayan mostrado tan apasionados y tan dispuestos a sacrificar sus vidas en nombre de la idea europea.

Los ministros de Exteriores de Polonia, Alemania y Francia lograron extraer un acuerdo que limitaba los poderes presidenciales e intervinieron en el proceso que ha desembocado en la caída de Víctor Yanukóvich. Sin embargo, hasta hace poco, casi lo único que llegaba de la UE eran las expresiones de preocupación de la Alta Representante Catherine Ashton, que en Kiev no impresionaban a nadie. Solo en los últimos días empezó a mostrarse más audaz e involucrada y a aprobar diversas sanciones que han contribuido a derrocar el régimen. No obstante, ahora ha llegado el momento de que la Unión emprenda medidas mucho más radicales.

Entre las medidas necesarias que la UE debe tomar de manera inmediata está la ayuda ...