Fotolia
Fotolia

La Gran Recesión ha provocado que nuestras sociedades hayan transitado de la esperanza a la desconfianza. Las empresas e instituciones financieras deben ser conscientes y obrar en consecuencia.

Una de las heridas más profundas que ha dejado a su paso la Gran Recesión en todo el hemisferio norte del planeta, y que, con toda seguridad, será la cicatriz más visible y difícil de hacer desaparecer después del tsunami económico, social y, ahora, político que ha causado en nuestras sociedades, ha sido la profunda crisis de confianza de los ciudadanos en sus liderazgos tradicionales: no solo los políticos, que, también, si no, en los corporativos y en los de las instituciones financieras, sobre todo.

La confianza es el tejido invisible que mantiene cohesionadas las sociedades abiertas, así como la palanca que permite el funcionamiento eficiente de las transacciones comerciales, del ahorro y de la inversión, de la obtención de financiación en los mercados y, en definitiva, del funcionamiento de la economía y de sus expectativas futuras. La confianza limita la generación de externalidades negativas durante el rozamiento que generan los intercambios entre agentes en el mercado y también es lo que permite cerrar acuerdos mirando a los ojos y con un apretón de manos por muy bien que estén seguidos de todos los contratos y convenios necesarios para garantizar el cumplimiento de los acuerdos cerrados. En definitiva, la confianza está en el origen del capitalismo moderno. Sin ella, nuestras sociedades se tornan disfuncionales e ineficientes.

La Gran Recesión ha sido, por tanto, una crisis provocada por la ruptura de la confianza entre los liderazgos tradicionales y sus grupos de interés. Algo que va a llevar esfuerzo y tiempo en recuperar. En definitiva, en nuestras sociedades se ha pasado a lo largo de estos años de la esperanza a la desconfianza. ...