El presidente de News Corporation lleva casi cuatro décadas inyectando sus puntos de vista en la prensa y lanzando programas de entretenimiento provocativos. Pero el magnate no es un tirano. Ni tiene tanto poder como se le atribuye ni es el genio malvado que algunos creen.


"Es el magnate de los medios más poderoso del planeta"

No por mucho tiempo. El presidente de News Corp, que se considera un rebelde antisistema, es hoy el mejor integrado. Ningún otro directivo del mundo de los medios tiene tanta influencia con los líderes del planeta, en parte porque no hay nadie tan dispuesto a usar su poder para compensar a los amigos y castigar a los enemigos. Murdoch ha ayudado a elegir o derrotar, al menos, a dos primeros ministros británicos, varios alcaldes de Nueva York y numerosos presidentes de EE UU. Este australiano nacionalizado estadounidense, cuyo verdadero hogar es su jet, es también el principal capitalista global. Además de emitir programas vía satélite a 40 millones de abonados en América, Asia y Europa, News Corp posee los estudios Fox de televisión y cine, una cadena por cable, periódicos desde Hong Kong a Nueva York, editoriales y una pujante división de Internet: no hay otra empresa con mayor alcance. Casi la mitad de los 25.000 millones de dólares (19.000 millones de euros) que ingresó el año pasado venían de fuera de EE UU.

A pesar de ello, la posición de Murdoch como rey de los medios está en declive. Por poner un ejemplo, el sistema de televisión vía satélite que ha reunido en 20 trabajosos años podría venirse abajo en breve. Recientemente anunció que estaba a punto de intercambiar activos con John Malone, multimillonario de la industria de la televisión por cable, para recuperar el 19% que éste tiene ...