Una bandera del SPD descansa en Berlín. (Johannes Eisele/AFP/GettyImages)
Una bandera del SPD descansa en Berlín. (Johannes Eisele/AFP/GettyImages)

La actual crisis del Partido Socialdemócrata de Alemania encarna la desorientación de la socialdemocracia europea.

  • - “Si salimos de la Gran Coalición, la CDU no regularizará voluntariamente el trabajo temporal ni los contratos definidos. Sólo lo hará porque nosotros le obligamos a ello. Así que, ¿qué debo hacer? ¿Salir de la coalición y dejarlo todo hecho una mierda con la esperanza de que si todo va bien, usted votará al SPD?”
  • - “Si una trabajadora del servicio de limpieza pudiera decirte qué es lo debes hacer, entonces yo lo haría...”

Esta conversación tuvo lugar recientemente en la Willy-Brandt-Haus, la sede del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) en Berlín. Fue durante unas jornadas organizadas por el propio partido. Los dos protagonistas fueron Sigmar Gabriel, presidente del SPD, y Susanne Neumann, trabajadora del servicio de limpieza del edificio. La charla, celebrada de manera informal ante militantes y medios de comunicación, se ha convertido en viral en el país. Susanne ha sido posteriormente invitada a programas de debate de máxima audiencia en la televisión alemana.

La escena capta a la perfección la más absoluta desorientación que reina en la actualidad en el seno del SPD, partido fundamental para entender la historia moderna de Europa y cofundador de una tendencia política que hoy busca su razón de ser: la socialdemocracia.

Algunas de las últimas encuestas de intención de voto otorgan al SPD menos del 20% de los sufragios en unos eventuales comicios federales en Alemania, previstos para septiembre de 2017. El partido obtendría así su peor resultado desde la fundación de República Federal Alemana en 1949. Una tendencia que va en línea con la pérdida ininterrumpida de afiliados desde principios de la década de los 90 del siglo pasado. Socialdemócratas en crisis existencial, ...