He aquí el impacto económico y geopolítico de que la superpotencia deje de jugar el rol de policía global.

AFP/Getty Images


Estados Unidos se ha ido ya de Irak, muy pronto lo hará de Afganistán. Se ha negado a involucrarse de verdad en Siria, por ejemplo, imponiendo una zona de exclusión aérea que evite las matanzas de civiles. Está obsesionado con hacer las paces con Irán. Y ha mostrado su cara más conciliadora tras la invasión rusa de la región ucrania de Crimea. Washington parece estar decidido a entrar en un período de paz sin apenas precedentes.

Este es un país que ha vivido en conflicto bélico casi permanente durante gran parte de los siglos XX y XXI. Los 40, 50, 60, así como la primera década del siglo XXI, han estado marcados por la guerra abierta; el resto del tiempo, por invasiones o intervenciones. ¿Qué va a pasar a partir de ahora si Barack Obama cumple con su cada vez más obvia intención de replegarse? ¿A qué se dedicarán los contratistas de Defensa, y el Ejército? ¿Qué le ocurrirá a la economía del país? ¿Y a un mundo acostumbrado a que EE UU vigile las rutas marítimas internacionales con sus portaviones, haga de policía global y de contrapeso para otros regímenes más duros como China o Rusia?

Salvo sorpresa, o salvo que la Historia descubra que están detrás de alguna de las contiendas civiles que asolan Oriente Medio, el país parece estar entrando en un período de relativa paz. La guerra contra el terror sigue en marcha, y lo hará durante algún tiempo. Pero es una batalla robótica, que se pelea con drones teledirigidos en lugar de soldados, y con el espionaje masivo en vez de bombardeos indiscriminados.

Un largo historial bélico


Un repaso breve de la historia bélica de Estados Unidos de los últimos cien años deja claro que la intervención es la norma y no la excepción.

Tuvo despliegue total de tropas en la I Guerra Mundial desde 1917 a 1918; la guerra civil rusa (desde 1918 a 1920); la II Guerra mundial (desde 1941 a 1945); las Revueltas de Puerto Rico (de 1950 a 1954); la Guerra de Corea (1950-1953); la Guerra de Indochina y luego en la Guerra de Vietnam y la de Laos (desde 1950 hasta 1975). Desde entonces ha habido varios conflictos armados más, como el del Golfo de 1990-1991; la guerra de Irak de 2003-2011 y la de Afganistán, de 2001 hasta la actualizad. Además, ha invadido la República Dominicana en 1965, Granada en 1983 y Panamá en 1989, y ha intervenido o tenido escaramuzas en Somalia, Haití, ex Yugoslavia, Corea, Líbano, Congo, Cuba, Camboya, entre otros países.

Con este pasado, ¿aprenderá a vivir el país sin una guerra en marcha?

 

Reducción del déficit


Lo primero que le ocurrirá es que se ahorrará dinero público que ahora pide prestado y suma al déficit. El profesor Richard Sylla de la Universidad de ...