(Farooq Naeem/AFP/Getty Images
(Farooq Naeem/AFP/Getty Images)

Tras dos décadas y miles de millones de euros empleados en la lucha contra el sida, el mundo aún está muy lejos de poner freno a la epidemia. El dinero que los gobiernos donantes desembolsan con tanto bombo no surtirá efecto mientras persista una imagen equivocada del combate contra la enfermedad.


 

"El mundo ya reconoce la gravedad de la crisis"


No. Por todo el planeta, los que militan en la lucha contra el sida llevan años clamando por un aumento de la ayuda económica de los países ricos que por fin ha empezado a llegar. En 2003 se gastó un total de 4.700 millones de dólares (unos 3.600 millones de euros al cambio actual)en combatir la epidemia en los países pobres. La ONU promovió la creación del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, que en 2005 distribuirá entre 1.400 y 2.000 millones de dólares. El Banco Mundial, por su parte, destina 1.000 millones de dólares a la contención de la epidemia en África. Y George W. Bush anunció en su discurso sobre el estado de la Unión de 2003 el lanzamiento de una iniciativa a cinco años, con un presupuesto de 15.000 millones de dólares, para reforzar la prevención y las ayudas a los huérfanos del sida, así como hacer llegar los antirretrovirales a 14 de los países más golpeados por la enfermedad.

Esa inversión hubiera bastado para contener la epidemia en 1996, pero no es suficiente hoy. Con 4.700 millones de dólares se habrían proporcionado los entonces novedosos antirretrovirales a la mayoría de los enfermos y financiado campañas eficaces de prevención. El sida podría ser ahora una enfermedad de escasa importancia y no una catástrofe mundial. Esa inyección de capital hubiera permitido ahorrar miles de millones de dólares y salvar decenas -tal vez centenares- de millones de vidas. Pero la epidemia no ha remitido y el gasto actual, aunque multiplica por 15 el de 1996, es insuficiente para revertir su curso. El programa de Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA) calcula que el mundo en desarrollo necesitará 12.000 millones de dólares sólo en 2005, sin contar los miles de millones necesarios para poner en pie sistemas sanitarios operativos en decenas de países pobres.

 

"La falta de dinero es el mayor obstáculo para vencer la epidemia"

Falso. En realidad, es la falta de personal. Actualmente, el principal obstáculo en la lucha contra el sida en África, la región del mundo en que los efectos de la epidemia han sido más devastadores, no es la escasez de dinero, sino de personal: médicos, enfermeras, farmacéuticos, orientadores o trabajadores formados. Sin ellos, África ni siquiera puede hacer pruebas del sida o dar apoyo a los afectados, no digamos ya terapia antirretroviral. No obstante, esa red de trabajadores sanitarios sólo se puede establecer invirtiendo grandes sumas. En el hospital de Addis Abeba (Etiopía), que atiende al grueso de los pacientes de sida con terapia antirretroviral, hay dos médicos ...