fotolia. Autor: Montri
fotolia. Autor: Montri

Silicon Valley tiene su propia agenda sobre el futuro del capitalismo: quiere que sea 100% digital (las monedas incluidas), quiere que sea móvil, quiere que todas las operaciones financieras sean más ágiles, transparentes y baratas… y  también que las plataformas que las hacen posibles estén disponibles 24 horas al día. Blockchain ocupa un lugar esencial en esta agenda revolucionaria.  

Blockchain o cadena de bloques es, según Jorge Ordovas, director del Postgrado de Experto en Medios de Pago, Bitcoin y Blockchain de la Universidad Europea de Madrid, “una base de datos distribuida que evita manipulaciones y duplicados”. Como se encuentra distribuida en millones de ordenadores que se actualizan constantemente, no basta con atacar uno para hackearla o manipularla. No está centralizada en ninguna parte en concreto.

Por otro lado, evita duplicados, simplemente, porque los archivos no pueden reproducirse. Cuando enviamos por correo electrónico un PDF a un compañero de trabajo, se queda automáticamente una copia en nuestros equipos. Si enviamos a nuestro compañero un archivo construido sobre esa cadena de bloques, entonces la única versión que existe de ese archivo es la que se encuentra en el equipo de destino. Es como transferir dinero de una cuenta corriente a otra. No nos podemos quedar con una parte de lo que hemos enviado.

Para entender claramente en qué consiste este nuevo sistema informático, lo mejor es identificar sus principales aplicaciones. Hablamos de la conciliación bancaria, de la emisión de monedas digitales, de las amenazas a determinados negocios de los bancos y de los llamados contratos inteligentes.

 

Primera aplicación: la conciliación bancaria

Como recuerda Ordovas, la principal ventaja y el uso más frecuente de este nuevo sistema es la llamada conciliación bancaria, que es lo que ocurre todos los días cuando las entidades financieras de todo el ...