La muerte del libro se ha anunciado una y otra vez. De su inminente desaparición se ha culpado a la televisión, a la caída de los beneficios editoriales y, ahora, a Internet. Pero no hay que condenarlo todavía a la extinción. Se están publicando más obras que nunca y sus ventas aún superan a las de otros medios de comunicación. Al público le sigue gustando pasar las páginas de un buen libro.


.


Buena impresión


EE UU ya no es el país que más publica. Le ha desbancado China, donde los libros de texto representan casi una de cada cinco obras editadas y cerca de la mitad de todas las compras en sus 72.000 librerías. Pero los británicos son los que más tienen que decir a este respecto, puesto que son los que más publican per cápita.










 

Ganar o morir


Las editoriales afirman ser los parientes pobres de la industria del ocio. Pero los números dicen lo contrario.


Sus ventas superan a las de música y a la recaudación de los cines en los tres mercados más importantes del entretenimiento: EE UU, Gran Bretaña y Japón.