• (David Ramos/Getty Images
    (David Ramos/Getty Images

    House of Debt

Atif Mian y Amir Sufi

192 págs.,

Chicago University Press, 2014 (en inglés)

 

 

 

¿Por qué es tan mala la deuda? Esta pregunta recorre numerosas facultades de economía, expertos y preocupa, en general, a los ciudadanos. Hay deudamanía. Conviene recordar la polvareda que levantó recientemente el magnum opus de David Graeber “La Deuda: los primeros cinco mil años”. Tanto, que incluso la rockstar del momento, Thomas Piketty, se apuntaba hace poco a filosofar sobre la perversidad de la deuda. Esta fijación es entendible. Crecientes deudas públicas y astronómicas, deudas privadas unidas a una inflación prácticamente estancada y a unos altos niveles de desempleo crean un cóctel perfecto para plantearse la validez de ciertos modelos de crecimiento.

El tema no es nuevo. Los debates sobre moralidad y necesidad de la deuda se producían ya en los tiempos de Hammurabi y continuaron en el antiguo Egipto, donde las quitas eran frecuentes y solían darse en fechas sagradas, para júbilo general. En España, las dos casas reales en el poder desde el siglo XVI declararon siete impagos entre el siglo XVI y el XVII a los que hay que sumar otros siete en el siglo XIX. El problema no nos es ajeno.

Uno de los libros imprescindibles a este respecto es el recientemente publicado “House of Debt”, de Atif Mian y Amir Sufi. No sorprende que dos destacados economistas jóvenes centren su interés en la deuda surgida a raíz de la burbuja inmobiliaria en la primera década de este siglo. Lo que sorprende son que el desarrollo y las conclusiones de la obra no son ni convencionales ni fantasiosas.

En vez de ingeniar teorías totalizantes, Mian y Sufi intentan acotar un problema para desmenuzar las tripas del ...