• We-Think: Mass Innovation, Not Mass Production
    (Pensamos: innovación en masa, no producción en masa)
    Charles Leadbeater, 290 págs.,
    Profile Books, 2008, Londres (en inglés)

Wikipedia. Howard Dean.  YouTube. Software de código abierto. eBay. Google. MySpace. “Tú” como personaje del año de la revista Time (en referencia a los millones de internautas que contribuyen a ampliar los contenidos de Internet). Craigslist. Facebook. Amazon. Dan Rathergate. La economía long tail. La Red sólo ha tardado alrededor de una década en crear su propio canon. Pero todos los cánones ocultan, al menos, tanto como lo que revelan. Y sobre todo en el caso de Internet, un explosivo medio sin filtros. Su dinámica social fomenta la producción de más artefactos culturales que nunca. Como consecuencia, el ciberespacio es más de todo: más amor, más odio. Más romance, más porno. Más análisis brillantes, más tonterías raperas.

¿Cómo organizar todo esto? Para Charles Leadbeater, periodista británico, escritor, consultor de gestión y ex asesor de Tony Blair, la Red significa que “más personas pueden colaborar con mayor eficacia en la creación de nuevas ideas”. En su nuevo libro, We-Think, publicado en marzo, describe un mundo en el que los individuos, las empresas y las sociedades ganan más compartiendo la información que siendo propietarias de ella. Curar enfermedades, educar a la población pobre y analfabeta, extender la democracia a cada rincón del planeta: todo es más probable mediante la transferencia de conocimiento que permite Internet. Como siempre, colgó online parte de un primer borrador del libro, abierta a los comentarios y críticas de su público.

Para el periodista, la importancia de la Red es que nos permite pensar juntos. En uno de sus capítulos, aborda los cinco principios clave que exige Pensamos: un grupo central de personas dedicadas a una idea o a un ...