Mientras Estados Unidos lucha por poner fin a dos guerras y por recobrarse de una crisis financiera que ha supuesto una llamada a la humildad, el realismo está disfrutando de un renacimiento. Afganistán e Irak guardan un escaso parecido con las democracias que se nos prometieron.

Y Estados Unidos tiene un presidente, Barack Obama, que una vez comparó su filosofía en materia de política exterior al realismo del teólogo Reinhold Niebuhr: “Hay un gran mal en el mundo, y penurias y dolor”, dijo Obama durante su campaña de 2008. “Y nosotros deberíamos ser humildes y modestos en nuestra creencia de que podemos eliminar esas cosas”.

Pero uno puede llevar estas palabras de sabiduría hasta el extremo, como a veces hacen realistas como el ex secretario de Estado Henry Kissinger y el escritor Robert Kaplan, afirmando que Estados Unidos no puede permitirse los riesgos inherentes a apoyar la democracia y los derechos humanos alrededor del mundo. Otros, como el historiador cultural Jacques Barzun, van incluso más allá, diciendo que EE UU no puede de ninguna manera exportar democracia “porque no se trata de una ideología sino de un incontrolable  desarrollo histórico”. Si se lleva demasiado lejos, este absolutismo realista puede ser igual de peligroso, y erróneo, que la arrogancia neoconservadora.

Porque sí hay algo en lo que los neocons tienen razón: Como sostengo en The Democracy Advantage [La ventaja democrática], hay más probabilidades de que los gobiernos democráticos se embarquen en conductas que fomenten los intereses estadounidenses y eviten situaciones que supongan una amenaza para la paz y la seguridad que los regímenes autocráticos. Es más probable que los países democráticos se desarrollen y eviten hambrunas y el hundimiento económico. También es menos probable que se conviertan en Estados fallidos o sufran una guerra ...