Los regímenes que más censuran Internet –entre los que se encuentran Myanmar (antigua Birmania), China y Corea del Sur–  se valen de filtros informáticos que marcan y bloquean el acceso a palabras clave, nombres de dominios y direcciones URL. Tecnologías como estas son muy efectivas, pero los ciudadanos de a pie pueden sortearlas usando algunas técnicas sencillas. FP le dice cómo hacerlo.

 

Nivel 1: tenga claro lo que necesita

Cualquiera que desee evitar la censura debería hacerse dos preguntas básicas: primera, ¿cuál es mi grado de conocimiento tecnológico? Esto determinará qué tecnologías hay a su disposición. Y segundo, ¿qué tipo de riesgos estoy asumiendo intentando esquivar a los censores? En los lugares donde las penas legales no son tan severas, son posibles una gran variedad de opciones. Aquellos que viven bajo regímenes más estrictos necesitan emplear técnicas más seguras y más secretas.

 

Nivel 2: enmascárese

Lo más sencillo y accesible son las tecnologías que burlan los filtros. Hay webs especiales que permiten a los usuarios escribir una dirección  y navegar normalmente por páginas bloqueadas. No hay que instalar ningún software. Muchos son gratis y están disponibles para el público. Algunos de los más conocidos son Anonymizer.com, Anonymouse.org, Proxify.com y The-cloak.com.

 

Nivel 3: mantenga la distancia con los censores

Las webs que sortean los filtros informáticos tienen un inconveniente. La mayoría de los regímenes represores ya las conocen y pueden bloquearlos. En estos casos, son necesarias unas tecnologías más avanzadas. Esto supondría usar un servidor proxy, el cual actúa como un amortiguador entre el usuario y el destino final. Será preciso tener conocimientos tecnológicos para reconfigurar  las preferencias de su buscador. La mayoría de los sitios proxy tienen direcciones simples para descargar, instalar y usar el software. Verifíquelo en squid-cache.org, ...