Este libro audaz y provocador ahonda en una perspectiva innovadora: la historia estadounidense encaja en el modelo de imperialismo atribuido solo a países como Francia y Gran Bretaña.

American Empire: A Global History

A.G. Hopkins

Princeton University Press, 2018

imperialismocuadra
Caricatura satírica de James Gillray que muestra al Primer Ministro británico William Pitt y al líder francés Napoleón Bonaparte repartiéndose el mundo. Rischgitz/Getty Images

Las grandes narraciones sobre el imperialismo están de moda desde que empezó este siglo. Las emprendieron los historiadores que, a finales del siglo pasado, se enfrentaron a la realidad de la hegemonía de Estados Unidos, y tuvieron el impulso de los numerosos estudios de historia económica llevados a cabo desde los 60 y la aparición de una generación de historiadores turcos, chinos e indios que pusieron en tela de juicio la visión eurocéntrica que era la norma hasta entonces. Además, el balance de final de milenio permitió que los historiadores restablecieran cierto equilibrio en la historia mundial, sobre todo para demostrar que la presencia cada vez mayor de India y China en el comercio global es una vuelta a la situación predominante hasta mediados del siglo XVIII. En otras palabras, los imperios occidentales en Asia, África y América Latina no se encontraron con unos nativos ignorantes, sino con maquinarias de Estado a menudo muy refinadas.

Entre 1783 y 1865, Gran Bretaña tuvo cada vez más peso en el joven Estados Unidos, en contra de lo que muchos piensan. La creación de lo que el autor llama la nación-Estado industrial estadounidense tras la Guerra de Secesión fue paralela a acontecimientos similares en Europa. Su ascenso fomentó las mismas influencias desestabilizadoras y encontró salida en el imperialismo mediante la adquisición de una serie de islas en el Caribe y el Pacífico. Lo que hizo EE UU en Cuba, Hawai ...