El 19 de marzo se cumple el tercer aniversario de la invasión de Irak,
y desde entonces, según el cálculo aproximado de George W. Bush,
han muerto al menos 30.000 civiles iraquíes. Una cifra que coincide
con el recuento realizado por la ONG Iraq Body Count (www.iraqbodycount.org).
Las bajas aliadas tienen, además, un sitio en el universo paralelo que
es la Red.

Google, el gigante utilizado por el 57% de la gente para buscar en Internet,
decidió darle forma visual a ese mundo de bits, y así nació Google
Earth (http://earth.google.com), y con él, cada palmo del planeta ha
llegado a los ordenadores.

Localizar a los desaparecidos: Google Earth ayuda a no olvidar.
Localizar a los desaparecidos: Google Earth ayuda a no olvidar.

 

Utilizando la versión gratuita del programa, basado en imágenes
reales tomadas por satélite, se ha creado un mapa en el que aparecen
todos los militares aliados muertos en la guerra de Irak, según su lugar
de nacimiento. La visión global es espeluznante. Basta con apreciar
la cantidad de puntos que manchan EE UU, aunque no sólo esa nación.
También se encuentran los 11 oficiales españoles que perdieron
la vida en este país.

Si se pincha sobre las marcas que los representan, el programa se acerca poco
a poco, en un sorprendente zoom, hasta el mismísimo tejado de sus casas.
Al hacer doble clic sobre ellos se abre una ventana en la cual se explica cuándo,
cómo y dónde cayeron, a qué cuerpo castrense pertenecían
y su edad en el momento de fallecer. En el caso de los ciudadanos de EE UU,
la mayoría de sus fichas incluyen su fotografía y enlaces a una
base de datos donde se cuentan más cosas acerca de ellos.

El autor del mapa, un estadounidense miembro de la comunidad donde los usuarios
ofrecen sus mapas (http://bbs.keyhole.com), proporciona sólo un ejemplo
de lo que se puede hacer con este software, que deja en pañales a todas
las animaciones y materiales multimedia
creados por los departamentos de infografía de la prensa online. No
es difícil adivinar su idoneidad para plasmar sobre él mapas
que contengan cualquier tipo de contenido periodístico, desde huracanes
hasta lugares recónditos con encanto turístico. Los conflictos
armados pueden representarse con tal precisión que el propio Gobierno
estadounidense ha mostrado su preocupación porque la herramienta se
emplee con fines terroristas, pues es posible señalar todo tipo de instalaciones
estratégicas.

Se trata de una herramienta fácil de usar, completa y precisa, cuya
consolidación supondrá una revolución en la información
multimedia de los medios digitales. De momento, en noviembre, el periodista
estadounidense Declan Butler realizó un mapa sobre la expansión
de la gripe aviar para la prestigiosa revista Nature.

Un clic por baja

El 19 de marzo se cumple el tercer aniversario de la invasión de Irak,
y desde entonces, según el cálculo aproximado de George W. Bush,
han muerto al menos 30.000 civiles iraquíes. Una cifra que coincide
con el recuento realizado por la ONG Iraq Body Count (www.iraqbodycount.org).
Las bajas aliadas tienen, además, un sitio en el universo paralelo que
es la Red.

Google, el gigante utilizado por el 57% de la gente para buscar en Internet,
decidió darle forma visual a ese mundo de bits, y así nació Google
Earth (http://earth.google.com), y con él, cada palmo del planeta ha
llegado a los ordenadores.

Localizar a los desaparecidos: Google Earth ayuda a no olvidar.
Localizar a los desaparecidos: Google Earth ayuda a no olvidar.

 

Utilizando la versión gratuita del programa, basado en imágenes
reales tomadas por satélite, se ha creado un mapa en el que aparecen
todos los militares aliados muertos en la guerra de Irak, según su lugar
de nacimiento. La visión global es espeluznante. Basta con apreciar
la cantidad de puntos que manchan EE UU, aunque no sólo esa nación.
También se encuentran los 11 oficiales españoles que perdieron
la vida en este país.

Si se pincha sobre las marcas que los representan, el programa se acerca poco
a poco, en un sorprendente zoom, hasta el mismísimo tejado de sus casas.
Al hacer doble clic sobre ellos se abre una ventana en la cual se explica cuándo,
cómo y dónde cayeron, a qué cuerpo castrense pertenecían
y su edad en el momento de fallecer. En el caso de los ciudadanos de EE UU,
la mayoría de sus fichas incluyen su fotografía y enlaces a una
base de datos donde se cuentan más cosas acerca de ellos.

El autor del mapa, un estadounidense miembro de la comunidad donde los usuarios
ofrecen sus mapas (http://bbs.keyhole.com), proporciona sólo un ejemplo
de lo que se puede hacer con este software, que deja en pañales a todas
las animaciones y materiales multimedia
creados por los departamentos de infografía de la prensa online. No
es difícil adivinar su idoneidad para plasmar sobre él mapas
que contengan cualquier tipo de contenido periodístico, desde huracanes
hasta lugares recónditos con encanto turístico. Los conflictos
armados pueden representarse con tal precisión que el propio Gobierno
estadounidense ha mostrado su preocupación porque la herramienta se
emplee con fines terroristas, pues es posible señalar todo tipo de instalaciones
estratégicas.

Se trata de una herramienta fácil de usar, completa y precisa, cuya
consolidación supondrá una revolución en la información
multimedia de los medios digitales. De momento, en noviembre, el periodista
estadounidense Declan Butler realizó un mapa sobre la expansión
de la gripe aviar para la prestigiosa revista Nature. –Pau Llop

Pau Llop es periodista especializado en conflictos armados
y derechos humanos.