¿Ha llegado el momento de encontrar una alternativa a la situación?

 









palestina



JAAFAR ASHTIYEH/AFP/GettyImages


 

Nadie podría pensar que pudiera hacerse realidad que el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, consiguiera persuadir al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, para retomar las negociaciones de paz. Es cuestión de tiempo que se pierda la esperanza depositada en la solución de los dos Estados. Durante una de sus muchas visitas a la región en los últimos meses, Kerry predijo que “dentro de dos años la posibilidad de una solución de dos Estados para israelíes y palestinos será historia”. Una afirmación repetida por el enviado del Cuarteto para Oriente Medio y ex primer ministro británico, Tony Blair, y por el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, en la Conferencia de Presidentes en Jerusalén en junio.

Pero mientras los responsables de las negociaciones entre Netanyahu y Abbas se preparan para una farsa pública, esa oportunidad podría haberse acabado hace mucho y sus cimientos haberse convertido en escombros, como atestiguan las miles de viviendas palestinas demolidas en Jerusalén y Cisjordania. Mientras los asentamientos se extienden sobre las colinas de la región a la que incluso Netanyahu se refiere como "Judea y Samaria" (el nombre bíblico de Cisjordania), la realidad ahora habla por sí misma.

Un informe interno de los diplomáticos de la UE en la Autoridad Palestina (AP) filtrado en enero se refería a la construcción de asentamientos "como la mayor amenaza a la solución de los dos Estados.”

La Cisjordania palestina, incluyendo Jerusalén Este, actualmente alberga no solo a 2,35 millones de palestinos sino también a más ...