protestas_argelia
Manifestación de ciudadanos y estudiantes argelinos contra el Gobierno, junio 2021. Mousaab Rouibi/Anadolu Agency via Getty Images


He aquí todo lo que falla en la política europea hacia la región MENA y por qué la UE debería invertir capital político en proteger las libertades fundamentales en la vecindad sur.

En febrero de 2021, la UE adoptóUna nueva agenda para el Mediterráneo”, que aspira a presentar una asociación renovada y mutuamente beneficiosa con los países vecinos del sur. La agenda se centra en las inversiones económicas y gira en torno a cinco áreas políticas clave: desarrollo humano, buena gobernanza y Estado de derecho; transición digital; paz y seguridad; migración y movilidad; y transición ecológica.

Si bien la nueva agenda tiene como objetivo apoyar los derechos humanos, incluida la libertad de expresión, el Estado de derecho y la buena gobernanza y empoderar a los jóvenes, la sociedad civil y los defensores de los derechos humanos en la región, queda por ver si la UE es capaz y está dispuesta a aplicar estos compromisos en su cooperación y sus relaciones con sus vecinos del sur de una manera que refleje las aspiraciones de los pueblos y satisfaga sus necesidades. Esto resulta bastante dudoso dado que la nueva agenda no aborda el impacto devastador de las políticas de externalización europeas, sino que solo reafirma el Nuevo Pacto Europeo sobre migración y asilo como un marco de acción problemático.

 

La ausencia de legitimidad tiene una correlación con las restricciones a la libertad de expresión

DDHH_palestina
Protesta por la muerte del activista palestino Nizar Banat, junio 2021. Mamoun Wazwaz/Anadolu Agency via Getty Images


Aunque las situaciones varían de un país a otro, los gobiernos han utilizado estrategias similares para reprimir ...