Profirio Lobo, presidente electo de Honduras.

 

Es verdad que Honduras es un país pequeño e irrelevante para la comunidad internacional. Pero en Honduras se juega no sólo el futuro político de sus siete millones y medio de habitantes, sino el de la democracia latinoamericana. Reconocer unas elecciones convocadas y preparadas por un Jefe de Estado impuesto por la fuerza militar y con el presidente electo encarcelado en la Embajada de Brasil es retroceder al oscuro y no tan lejano tiempo de las dictaduras latinoamericanas.






























¿Qué diálogo puede ofrecer un presidente que "limpió" un golpe de Estado y salió de una elección que no observó nadie?

Reconocer a Pepe Lobo como presidente de Honduras es legitimar una democracia electoral tutelada por las Fuerzas Armadas y la élite tradicional del país, no nos engañemos. ¿Qué diálogo puede ofrecer un presidente que "limpió" un golpe de Estado y salió de una elección que no observó nadie? ¿Cómo puede reconciliarse con la otra parte del país que votó por Zelaya si el Congreso decidió no reinstaurarle en el poder? Ignorar estos hechos es grave. Reconocer estas elecciones y sus dudosos resultados significa hacerse partícipe de un juego político en condiciones antidemocráticas. Ante las sospechas de fraude, en Honduras ni siquiera hay la democracia electoral que la comunidad internacional suele aceptar como mínimo denominador común.

Resignarse porque Honduras es pequeño es un error garrafal que puede costar muy caro al crear un peligroso antecedente en la región. Si la comunidad internacional da su visto bueno, ofrece un cheque en blanco a los militares de otros países para tutelar la política y deshacerse de presidentes incómodos por encargo de determinados grupos de influencia. ¿Es ésta la democracia que queremos y apoyamos en América Latina? Entonces tendremos que aceptar que mañana saquen a otro presidente en pijama del poder para poner a uno que convenga más y mirar hacia otro lado.

Reconocer las elecciones es dar la razón al Gobierno de Micheletti que al final ha aguantado más que la comunidad internacional. Esta telenovela empezó bien y parece terminar mal. Al inicio de la crisis, independientemente de sus preferencias políticas, la comunidad internacional decidió de forma unánime (incluyendo a Estados Unidos) no reconocer su legitimidad. Pero en los seis meses siguientes fracasaron los intentos de Óscar Arias, de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de Estados Unidos de encontrar una salida de reconciliación y definir un Gobierno de unidad.

Ahora, la comunidad internacional está, como casi siempre, dividida: Canadá, Costa Rica, Estados Unidos, México, Panamá y Perú reconocen las elecciones, mientras que Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador y Venezuela (entre otros) se niegan a hacerlo. Como no puede ser de otra manera, España y la UE no se deciden y se mueven en el terreno resbaladizo entre ...