El lema de la campaña "Colombia, el riesgo es que te quieras quedar" intenta cambiar la imagen de un país, hasta ahora, asociado más al narcotráfico y a las guerrillas que a una de las economías más prometedoras y atractivas del mundo.

Nueva economía emergente










GUILLERMO LEGARIA/AFP/Getty Images



Con desafíos. El escenario internacional favorable al comercio de materias primas y las ventajas competitivas deben acompañarse por  reformas estructurales.

Colombia es la cuarta economía de la región. La Comisión Económica para América Latina y Caribe (CEPAL) prevé  un crecimiento austero pero sostenido del 4% para 2011. Además, no es solo una economía en aumento, también es estable macroeconómicamente, su calificación de riesgo es baja y es uno de los países con mejor clima de inversión del continente latinoamericano. Además posee importantes fuentes de recursos, capital humano con buen nivel de formación y una posición geográfica estratégica.

Colombia cuenta con las bases del éxito, o al menos, así lo reconoce la organización The Economist Intelligence Unit que la ha incluido entre los CIVETS, un grupo de países caracterizados por ser economías dinámicas, con relativa estabilidad política y una población amplia, joven y en crecimiento, que podría llegar a ser el nuevo eje de negocios, después de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

Pero, como toda economía emergente, la colombiana se enfrenta a desafíos. En primer lugar, está pendiente de ratificar el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, que debe establecer medidas que nivelen los beneficios y las externalidades entre los diferentes sectores productivos. Con EE UU, la pasada semana, Juan Manuel Santos y Barack Obama llegaron a un acuerdo para aprobar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos Estados.

En segundo lugar, faltan reformas sociales que amplíen el consumo interno y el empleo. Según el periódico Financial Times, pese a la constante expansión del sector industrial que demanda más horas de trabajo, las empresas no quieren asumir los costes de trabajadores a tiempo completo. Esto podría cambiar si se implementan las reformas laborales. También es importante aumentar el consumo interno y crear un ciclo virtuoso entre éste, el crecimiento de la producción y el empleo, siguiendo el ejemplo de Brasil. Esto haría que la economía del país fuera más estable y la población se viera beneficiada por la mejora económica. Ser el segundo Estado más desigual de la primera región más dispar del mundo no es bueno ni para la sociedad ni para la economía, es un lastre que hay que superar con desarrollo pero también con política social.

Aprovechando el buen momento para las exportaciones de materias primas, los productores colombianos han comenzado a posicionarse en nuevos mercados, y China ha triplicado su participación en la balanza comercial del país. Pero el aumento de exportaciones de materias primas requiere que se mejoren las condiciones de las infraestructuras, en especial en vías y medios de transporte, y ...