penademuerteYEmen
El cuerpo de un hombre es Yemen colgado tras haber sido ejecutado por las fuerzas de seguridad del país. El hombre había sido declarado culpable de violar y asesinar a una niña de cuatro años. (MOHAMMED HUWAIS/AFP/Getty Images)

Lograr una moratoria universal está en la agenda internacional, pero existen algunos retrocesos que amenazan su completa abolición.

La controversia sobre la pena de muerte no es nueva, pero en los últimos años hay una tendencia a la abolición de esta pena capital. Como señaló en 2017 el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, la pena de muerte no tiene cabida en el siglo XXI.

Si hace un siglo era una práctica empleada en muchos países del mundo, en la actualidad 142 han dejado de aplicarla, lo que no significa que todos la hayan eliminado de sus legislaciones. En 2017 se produjeron 993 ejecuciones en 23 países, sin contar con las llevadas a cabo en China por la falta de información al respecto. El 84% de las ejecuciones tuvieron lugar en Irán, Arabia Saudí, Irak y Pakistán. Aunque el número de condenados ha disminuido en los últimos años más de 21.000 personas esperan su ejecución.

Teorías a favor y en contra de esta pena se mantienen invariables a lo largo de los tiempos. Las principales posturas en contra señalan que es ineficaz en la prevención del crimen, que comporta una pena cruel, inhumana y degradante y que no permite la rectificación. Los argumentos principales a favor de la pena de muerte consideran que es un castigo adecuado para ciertos crímenes, que supone un menor coste que la cadena perpetua y que previene la criminalidad.

En estas líneas se trata de analizar la situación actual de esta pena capital en el mundo, así como si algunos crímenes contemporáneos como el terrorismo yihadista ...