FOTOENCABEZADO_CAP2

La crisis humanitaria de Venezuela ha empeorado la situación de vulnerabilidad de muchas embarazadas, cuya principal preocupación es la dificultad para alimentarse debido a la escasez y el alto costo de la comida. Mientras tanto, el Estado se limita a cambiar los nombres de los planes de atención materno infantil, todos los cuales han fracasado por la desarticulación del modelo de salud pública Barrio Adentro, orientado por la Misión Médica Cubana.

30 de octubre de 2017

-Aló, buenos días, ¿este es el número del Ministerio de Salud


-Sí, mi amor.

-Quisiera saber cómo me puedo comunicar con el registro que hacen ustedes de las embarazadas, porque llamé al 0800-MATERNO y dijeron que estaba equivocada.

-¿Sobre qué es, más o menos? Para ayudarte, madre, cuéntame.

-El registro de mujeres embarazadas, donde las ayudan…


-De verdad que me entero de eso ahorita, mami. Te voy a pasar a Programas de Salud, ¿oíste?

FOTO1_CAP2-500
La Contraloría General de la República verificó fallas en la red de ambulatorios de Barrio Adentro, así como irregularidades en la administración de los recursos presupuestarios.


Una línea telefónica gratuita fue una de las ofertas del plan Ruta Materna, el nuevo nombre que el gobierno venezolano le dio a la estrategia de atención materno infantil ensayada sin éxito desde hace 11 años. “Vamos a captar a la mujer embarazada y a su niño para hacerles seguimiento, colocarle sus vacunas al bebé, que acuda a sus consultas de niño sano… se le van a garantizar los medicamentos como ácido fólico, hierro y todas las vitaminas necesarias durante el estado de embarazo”, prometió la viceministra de Salud, Claudia Morón en agosto de 2015.

“Con solo llamar al 0800-Materno y registrarse, les llegará vía mensaje de texto cuál ...