En un momento clave para la construcción de la UE y cuando
se cumplen 20 años de la firma del Tratado de Adhesión, los españoles
se ven a sí mismos más europeos que nunca. También se
definen como tolerantes, pacifistas, de centro izquierda y no les gusta el
presidente Bush. Esto se desprende de la entrevista a la sociedad española,
cuyas respuestas representan la opinión mayoritaria de recientes sondeos.










FP EDICIÓN ESPAÑOLA: Para empezar, ¿cómo se ve
en el momento actual? La impresión de conjunto que transmite es la de
encontrarse razonablemente a gusto consigo misma, ¿es así?

Sociedad española: En líneas generales, sí. Mi tono vital
de base es fuertemente optimista, algo comprensible teniendo en cuenta que
considero que nunca antes, a lo largo de los últimos 100 años,
he estado mejor que ahora, ni política ni social ni económicamente.
En un tiempo récord, he pasado de ser pobre a ser rica, de ser una dictadura
a ser una democracia consolidada, y de cómo he realizado este tránsito
me siento especialmente orgullosa. En vez de ir con retraso en casi todo, como
antes, ahora estoy básicamente al día. Desde hace ya casi cuatro
decenios tengo la permanente sensación de estar yendo a más.

FP: Pero
también habrá problemas…

SE: Me preocupan el paro, la carestía de la vivienda,
una inmigración
en rápido crecimiento pero rara vez bien integrada–, los excesivos
casos de violencia doméstica o la aún insuficiente integración
laboral de la mujer, por citar sólo algunos ejemplos. Por supuesto,
y muy especialmente, me inquieta el permanente azote del terrorismo. Lo he
soportado con dolor muchos años sin verle salida, y quizá ahora
empiezo a afrontarlo con mayor optimismo; al menos en el caso ...