La compañía rusa se posiciona geopolítica y empresarialmente respecto al acuerdo de gas israelí.

 













AFP/Getty Images

Plataforma de extracción de gas natural Tamar, Israel.

 

El gigante gasista estatal ruso Gazprom firmó un acuerdo con Israel que no solo encaja en su estrategia de gas natural licuado, sino que altera a su favor el equilibrio geopolítico en la región estratégica del Mediterráneo.

El acuerdo le da derechos exclusivos a Gazprom para comercializar 3 millones de toneladas de gas natural licuado (LNG, en sus siglas en inglés) durante 20 años, equivalente a 84.000 millones de metros cúbicos (bcm) en total, del campo Tamar. Sería licuefactado in situ usando costosa tecnología de terminales flotantes en la que Gazpom invertiría o financiaría.

No se espera exportaciones antes de 2007 y Gazprom tiene seis meses para concluir las negociaciones, para determinar los volúmenes disponibles que Israel permitirá exportar, tomando en cuenta su prioritaria, la seguridad energética. El marco regulatorio se aprobará previsiblemente este año y será decisivo para desarrollar sus dos grandes descubrimientos recientes -de los más grandes del mundo en muchos años- los campos Tamar y Leviathan, con 270 bcm y 450 bcm, respectivamente.

Ambos son parte de la enorme cuenca Levante en el Mar Mediterráneo, que también comparten Grecia y Chipre. El marco determinará cuánto gas se requiere para satisfacer la demanda local durante 25 años y cuánto se puede exportar a mercados asiáticos.
Para Gazprom y Rusia, así como para Israel, el acuerdo es beneficioso empresarial y geopolíticamente. La empresa está expandiendo agresivamente su portafolio de LNG, tanto de suministro como de comercio, como también están haciendo los gigantes corporativos como Shell y BP. A través del ...