• La Casta. Così i politici italiani sono diventati intoccabili

    (La Casta. Cómo los políticos italianos se han hecho intocables)

    Sergio Rizzo y Gian Antonio Stella

    284 págs., Saggi Italiani,

    2007, Roma (en italiano)

 

 

Italia es un país montañoso. Y con un transporte engorroso, una agricultura difícil y un escaso interés por la industria, los pueblos y las aldeas de las tierras altas avanzan a un ritmo más lento que las comunidades que habitan en lugares situados a menor altitud. ¿Cuál es el resultado? La renta per cápita en las montañas italianas suele ser mucho más baja que la media nacional.

Es también un país donde el sentido de comunidad y de solidaridad desempeña un papel importantísimo en las relaciones interpersonales y en las políticas del Gobierno. Así pues, en la década de los 70, el Ejecutivo creó le comunità montane o comunidades de montaña. Éstas fueron diseñadas como áreas diferenciadas en las tierras altas que se beneficiarían de subsidios, recortes fiscales y facilidades en la concesión de créditos para hacer más llevaderas las penurias de la vida en esa zona. En 2005, recibieron ayudas de más de 180 millones de euros, o de 22 euros por residente.

En lugar de repartir los subsidios, como se estableció, los políticos italianos han atribuido esta vaga etiqueta a cualquier ciudad, pueblo o aldea donde el favor político esté en venta. En consecuencia, las montañas han llegado hasta el mar. Por ejemplo, en Palagiano, un pequeño pueblo al sur de Italia ubicado a sólo 39 metros sobre el nivel del mar, esos fondos no han terminado en los bolsillos de los ciudadanos; se han usado para pagar las nuevas oficinas públicas y a un pequeño ejército de burócratas.

El caso de Palagiano abre el nuevo libro de dos periodistas especializados en temas políticos que gozan de gran respeto, Sergio Rizzo y Gian Antonio Stella: La Casta. Così i politici italiani sono diventati intoccabili (La Casta. Cómo los políticos italianos se han hecho intocables). Según los autores, veteranos del periódico Corriere della Sera, la vida política de Italia ha sido monopolizada por quienes denominan la Casta, una clase política que ha diseñado leyes para enriquecerse a costa del erario público con escaso temor a las inspecciones o a la persecución judicial. La Casta, afirman, se extiende hasta el presidente de la República. Los periodistas informan de que los miembros del Parlamento siguen perteneciendo a ésta incluso después de abandonar su cargo, de que al menos 16 de ellos tienen antecedentes penales, y de que el coste que genera el funcionamiento del palacio presidencial italiano es cuatro veces superior al de Buckingham Palace. Se trata de una sorprendente denuncia de los privilegios, los costes, abusos y despilfarros de la política italiana a partir de cientos de páginas de documentos oficiales desclasificados.

No es de extrañar que el libro se haya convertido en el centro del debate en este país. Para muchos, se trata de una discusión que comenzó ...