Los fans de Dragones y

mazmorras tienen ahora

menos rivales chinos.

Debido a la decisión de

Pekín de promover “una cultura on line saludable”, estos juegos de

rol en la Red tienen una duración límite para los menores. En China

es obligatorio introducir el DNI antes de iniciar una sesión, y un programa

controla el tiempo de juego hasta los 18 años, establecido en

tres horas. En ese momento, aparece un mensaje

en la pantalla recomendando que se

deje el ordenador y se haga “el

ejercicio físico adecuado”. Para

los más de tres millones de jugadores

menores que hay en el

gigante asiático, se ha acabado el

tiempo de juego.