Mujeres_israelies_1200x400
Mujeres protestan contra la violencia machista en Jerusalén, 2017. Gali Tibbon/AFP/Getty Images

A la sociedad israelí aún le queda mucho trabajo por delante para garantizar la igualdad de género en un país donde la influencia del extremismo religioso, tanto en el ámbito político como social, sigue en aumento.

Incluso antes de que se creara Israel existían en el territorio activistas que luchaban por los derechos de las mujeres, con la vista puesta en lo que sería el futuro Estado, por ejemplo, las mujeres del Nuevo Yishuv. La Declaración de Independencia de Israel – que cobra especial relevancia si se tiene en cuenta que el país no se ha dotado de una Constitución– declaraba así: "El Estado de Israel (...) garantizará la completa igualdad de los derechos sociales y políticos a todos sus habitantes independientemente de su religión, raza o sexo". Sin embargo, una vez que fue lograda la estatalidad, nociones más tradicionales comenzaron a dominar la psique nacional. Este último fenómeno arroja luz sobre la situación de la mujer hoy en día en el país que, a pesar de haber mejorado en algunos ámbitos, soporta el peso de una sociedad y una arena política cada vez más influenciadas por el extremismo religioso.

Número de mujeres y hombres que integran el Parlamento israelí según los datos del Índice de Desigualdad de Género del WIPS. (Yael Katzeer / WIPS at the Van Leer Jerusalem Institute)
Número de mujeres y hombres que integran el Parlamento israelí según los datos del Índice de Desigualdad de Género del WIPS. (Yael Katzeer / WIPS at the Van Leer Jerusalem Institute)

Comencemos por el ámbito de la política. Las elecciones legislativas de 2015 fueron tremendamente celebradas por llevar a la Knesset –Parlamento israelí– el mayor número de diputadas de su historia, un 27,5% del número total (33 de 132). La presencia cada vez más común de mujeres en la arena política israelí no es suficiente en este ámbito, ni se ha visto reflejada en avances similares en otras ...