Las mujeres en las unidades del Ejército de Israel.

 













AFP/Getty images


 

Israel es que es el único país del mundo en el que las mujeres realizan el servicio militar obligatorio. Para ellas dura dos años frente a los tres que deben realizar los hombres. Una vez terminado, ellos prestan además un servicio de reserva anual de hasta 54 días -ampliables en el caso de los oficiales- hasta cumplir incluso los 49 años. En el caso de las mujeres, este servicio es de carácter voluntario.

Y esto es así desde casi la misma fundación del Estado e inmediata guerra de la independencia en 1948. Durante los casi dos años de conflicto las mujeres engrosaron sobretodo las filas de las brigadas de infantería (dada la falta de efectivos), pero tras la guerra se prohibió su participación en el frente, limitando su presencia a puestos de administración tales como contables, secretarias o telefonistas.

A día de hoy, la mujer se encuentra perfectamente integrada en sus Fuerzas Armadas israelíes, en las que representa el 33% del total de soldados y el 51% de los oficiales de reemplazo (estos porcentajes descienden hasta el 20% en el ejército profesional). Ya no sólo desempeña labores administrativas, de seguridad estática, logísticas o sanitarias, sino que también participa en unidades de combate. Mientras que en su reciente despedida el hasta hace poco Secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, revocó la prohibición de servicio de la mujer en unidades de combate dentro del Ejército de EE UU, en el caso de Israel, su Ejército lo lleva haciendo desde 1985. En este caso el alistamiento es voluntario, y requiere tres años de mili, ...