La emigración y la corrupción atentan contra la estabilidad de Tayikistán, Kirguizistán y Uzbekistán, pero no hay reformas a la vista. Sus gobiernos son incapaces y están muy poco motivados para emprender los cambios políticos y económicos que pueden contener el aumento de las tensiones y la pobreza causado por  la crisis.

La crisis económica mundial ha arrasado con la poca estabilidad que quedaba en muchos países de Asia Central. La zona se enfrenta a inmensos problemas con una muy difícil solución. Y es que países como Tayikistán, Kirguizistán y Uzbekistán ven peligrar su estabilidad por diferentes causas: pobreza, desempleo, corrupción, emigración, radicalización islámica e incremento de los regímenes autoritarios.

Pero los mayores problemas a los que se enfrentan, son sus propios gobiernos, que tienen cero interés en solventar la situación. Si quieren sobrevivir como Estados independientes, es necesario que se esfuercen por crear economías funcionales, erradicar la corrupción, mejorar los servicios sociales y realizar reformas urgentes en el sector laborar.

Región en crisis: Barrio a las afueras de Bishkek, Kirguizistán. AFP/Getty Images


La crisis provocó que millones de tayikos, kirguís y uzbecos que emigraron a Rusia y Kazajistán en la época de bonanza de estos países, perdieran sus trabajos. Ahora, muchos han vuelto a casa y otros han decidido permanecer en la ilegalidad, sufriendo situaciones discriminatorias a diestro y siniestro. Los efectos han sido devastadores en ambos casos. Los  propios gobiernos no pueden ocuparse de los emigrantes retornados, porque no disponen de los medios necesarios para hacerlo. Las remesas –fundamentales para la subsistencia de estos países– han disminuido sustancialmente. Multiplicando la pobreza ya existente.

Y es que sin saberlo, la emigración de trabajadores de Tayikistán, Kirguistán y Uzbekistán ha servido durante muchos años como salvavidas político en sus lugares de origen. Uno por ...